Compra de tráfico web en el Marketing de Afiliación.

Vamos a ponernos en un supuesto muy frecuente: hemos encontrado en una plataforma de afiliación un anunciante que creeemos que puede ser rentable, bien porque conozcamos el sector, porque sea algo nuevo o porque tenemos datos de mercado que sabemos que puede proporcionarnos unos buenos ingresos y decidimos aprovecharlo rapidamente antes de que alguien se nos adelante.

Mi página no la ve nadie.

Dedicamos recursos a la creación de una página web específica para esta campaña (una página de aterrizaje, po rejemplo), pero ahora nos encontramos con que nuestra página no recibe visitas; obtener backlinks externos, crear una red de blogs, comentar en otros blogs de la materia, utilizar anuncios online… está bien, y, dedicandole tiempo, podemos conseguir que todo este trabajo, a medio plazo, nos revierta una serie de visitas, pero…

Pero todos sabemos que en el marketing de afiliación los resultados los tenemos que ver rápidos, porque los anunciantes vienen y se van, y algunos de una manera muy fugaz… y a lo mejor, para cuando tengamos un tráfico organico decente ya no tengamos anunciante.

Si no tenemos visitas ¡las compramos!.

Es la mejor alternativa a esta situación, y puede llegar a ser más rentable de lo que creemos, aprovechar los servicios de venta de tráfico web para obtener eso que ya no tenemos, podemos utilizar para ello Google Adwords, para obtener tráfico de las búsquedas de Google; Facebook Ads, para obtener tráfico desde la Red Social Facebook; Twitter Ads, igual pero desde la Red Social de Twitter, etc…

También, como alternativa a los grandes, podemos contactar con el creador de un foro de esos que tienen miles de usuarios activos (que esté relacionado con la materia, claro) o de un blog temático de alta interacción, que en algunos casos puede ofrecernos un acceso muy directo al público objeto que estamos buscando, e intentar llegar a un acuerdo económico por un banner, un enlace, una recomendación, una entrada…

Como es obvio, dependiendo del tipo de anunciante/producto, podremos elegir uno u otro o varios de ellos, siempre analizando la conveniencia del producto/servicio a promocionar a sus usuarios, modelos o nichos.

Estudiar la rentabilidad.

Esto es lo que no dirá la conveniencia (o no) de la campaña, el Retorno de la Inversión (ROI); para evitar grandes dispendios en elecciones desacertadas y aprovechando que las aplicaciones de redes sociales (y Adwords) nos permiten iniciar una campaña por muy poco dinero, incluso de menos de 10 €, podemos hacer una pequeña prueba en varios medios diferentes; despues solo nos queda analizar los datos.

El método fundamnetal, sin entrar en complejidades, para calcular la rentabilidad es saber la cantidad de dinero que hemos invertido en una campaña (en un medio) y restarselo a los beneficios que nos ha reportado.

Claro que, no siempre que la rentabilidad sea negativa es porque no es rentable, a veces es problema que la página destino no convierte bien, o que el cliente que nos llega no es el adecuado, o simplemente que lo que es bueno en Adwords no es bueno para Facebook, por ejemplo.

En estos últimos casos es cuando debemos de tomarnos el esfuerzo de analizar los datos estadísticos de las campañas (impresiones, visitas, conversiones, ventas, porcentajes de cada uno de ellos…), de cara a intentar averigüar cual es el problema, ya que, puede ser que con una optimización de la campaña se pueda solucionar.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 3 = tres