Como crear contenido fácil para un blog haciendo rewritting de artículos.

Ya sabemos la importancia de actualizar regularmente un blog, aparte de para mantener nuestra audiencía y no perderla en espacios de tiempo largos sin publicar (aunque ese no sea mi fuerte), la generación constante de contenidos es un apartado muy valorado de cara al posicionamiento en buscadores del blog.

Y claro, entonces llegan los problemas en forma de la fatídica pregunta ¿de que escribo hoy?, y nos tiramos horas y horas dandole vueltas a la cabeza buscando un tema para transmitir…

Hoy os voy a enseñar (a quienes aún no lo conozcan, claro) un pequeño truco que nos puede salvar en esos dias en los que estamos en blanco, se trata del “article rewritting”, “rewritting de artículos” o, en castellano puro y duro reescribir artículos.

¿En que consiste?.

Muy sencillo, consiste en seleccionar un articulo o entrada de otro blog, o de un directorio de artículos, sobra decir que debería ser de la misma temática que nuestro blog, leerlo y reeescribirlo con nuestras palabras, una vez reescrito lo publicamos como una entrada nueva, le colocamos los enlaces internos que deseemos y le damos difusión… como una entrada cualquiera.

Lo bueno de este sistema de cara al posicionamiento es que, como no es una copia exacta Google no lo vé como contenido duplicado, sino como una entrada original, aunque de cara a los lectores pueden llegar a entender que es lo mismo que han leido en otros blogs, ¿porque creeis sino que hay tantas entradas en diferentes blogs que dicen lo mismo?.

Pero se puede hacer un poco mejor.

Claro, todo se puede mejorar, otra estrategia mejorada del rewritting puede ser la de seleccionar un artículo, analizarlo, dividirlo en partes y, a partir de cada una de esas partes hacer una entrada ya no solo cambiando las palabras y dando nuestro estilo propio de redacción, sino además ampliandolo con nuestras opiniones y/o experiencias.

Una vez que hemos conseguido, a partir del artículo original, tres o cuatro entradas, podemos publicar la primera, y el resto programarlas para días sucesivos o, siendo previsores, dejarlas como borrador para otros días que nos quedemos en blanco.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 × nueve =